jueves, 10 de marzo de 2016

LAMPREADA 2016

La lamprea a la bordelesa, cocinada con la sangre del pez, es un plato típico de la cocina gallega y un auténtico manjar que debe degustarse, a pesar del poco atractivo aspecto del pescado en cuestión.

Ya los romanos consideraban este pequeño monstruo un manjar y lo consumían con fruición. Y cuentan que en la Edad Media se planteó un curioso dilema sobre la naturaleza de este animal que hubo de resolverse mediante bula papal.
En un principio, no se ponían de acuerdo los ecologistas de la época en si clasificar la lamprea como carne o como pescado. Su aspecto ofídico y lo denso de su carne (es una bomba en el éstomago) llevaban a muchos a decir que era producto cárnico.
Esto suponía una gran faena, pues entonces habría que prohibir su consumo en Cuaresma, lo que reduciría la temporada a poco más de un mes.
Obviamente, los ricachones, nobles, obispos y demás potentados no iban a permitir que se les privara de tan delicado manjar y recurrieron al Papa, que es infalible y lo sabe todo, para resolver la disputa. Como era de esperar, el santopadre dictaminó que era obvio que se trataba de un pez y por supuesto podía comerse en Cuaresma. Acertó esta vez.
De todas formas creo que la ciencia no influyó mucho en la decisión ya muchos Papas, Obispos y curas, eran muy amigos del consumo de este pez.
Pero como a nosotros nos da igual: sea pez o sea pescado en el día de hoy nos hemos metido una señora lamprea en el cuerpo que estaba para sacarse el sombrero
Y como siempre la historia se repite:http://amigo-ubaldo.blogspot.com.es/2015/03/lamprea-lamprea-y-mas-lamprea.html
Como siempre y como ocurre en todas nuestras comidas surgen desencuentros:
El primero: El Sr. Amigo se pasó casi toda la comida viendo el móvil como se puede ver en las diferentes fotos. Pensamos que está pasando un momento de regresión a la edad de 15 años.
El segundo: que el que más sabe de todo dice que la parte más rica de la lamprea es la parte de la cola y los que no sabemos de casi nada decimos que es la parte abierta. Por supuesto, siempre que sobra algo de lamprea siempre es la cola y nunca la parte abierta. Ayer sobró la cola: somo tontos que dejamos la parte más rica de la lamprea.
Pues como no podía ser de otra forma: nuestro Sr. Amigo viendo todo el rato el móvil y diciendo que la cola era lo más rico (volvió a sobrar la cola)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajjajajja...que velada más entrañable. un gustazo para los sentidos y la buena conversación. Da gusto comer con gente con la que se puede mantener una conversación agradable y dispar sobre la vida y sus inquietudes... bueno Ubaldo y servidor ya que el señor Amigo, es cierto que paso la mitad de la velada mirando el móvil una pena, y al final para no comer y dejar lo que más le gusta la cola...jajajjajajajaja

Nos queda pendiente el cocido y arreglar de nuevo el país... y si nos hacemos anarquistas...

Abrazos Poldy

Ubaldo Vazquez dijo...

Eso Poldi, aún nos queda Portugal; allí por lo menos se olvida del móvil: no tiene rooming

Anónimo dijo...

Que gusto volver a ver este blog funcionando, me haceis feliz
Un saludo . David.